domingo, 27 de julio de 2008

Comunicación e Ideología


Arqueología de la comunicación en México

Rafael Reséndiz Rodríguez

COMUNICACIÓN E IDELOLOGÍA. Dependencia y liberación de los medios fue más que un proyecto editorial; fue un proyecto científico para el estudio de la comunicación y la cultura de masas.
La prensa, la radio, la televisión, el cine y las nuevas y recientes manifestaciones de los medios masivos de comunicación como la fotonovela, el comic, la publicidad, el turismo, etc, ocupan hoy día un lugar importante dentro de la sociedad como agente (sic) de cambio y/o manipulación…, reza el primer párrafo del editorial del No. 1 de Comunicación e ideología, fechado el 11 de noviembre de 1974.
Quienes nos asumimos, de un solo golpe, como editores y comunicólogos por aquellos años, asumimos también el compromiso de llevar los estudios de los fenómenos de la comunicación y la cultura de masas a un espacio del debate público, sin compromisos, salvo con nuestras propias perspectivas teóricas.
En aquel primer número aparecen, en la página uno, Rubén Esaud Ocampo, Romeo Rojas Rojas y Rogelio Vargas Espitia como miembros del Consejo Editorial, además se anuncia que COMUNICACIÓN E IDEOLOGÍA es una revista bimestral publicada por Editorial Fin de Siglo. El valor del ejemplar es de $10.00 M/N.
...Hablar de la enajenación y manipulación, criticar virulentamente un programa de TV o una publicación determinada, es una actitud típica casi siempre bien intencionada, pero que conduce a callejones teóricos y metodológicos sin salida. Se convierten en manifestaciones ideológicas alejadas de la ciencia y a la realidad.
“Ultramán: la impotencia de una potencia” es el primer artículo de ese primer número de Comunicación e ideología, que va de la página 11 a la 20, firmado por quien esto escribe, y se trata de un análisis (en forma de ensayo) de un programa de la televisión japonesa sobre el poder de un Superman nipón que lidiará con todo tipo de enemigos que atacan la tierra (es decir, Japón). Esta fórmula la repetiría la televisión japonesa los siguientes 20 años con gran éxito entre el publico infantil y juvenil, a tal grado que la industria de la televisión se impuso alcanzando todo tipo de géneros y todo tipo de públicos, en todo tipo de países.
El segundo artículo lo firman Romeo Rojas y Florence Toussaint, La infancia de El Heraldo, (pp. 23-32) es un estudio sobre el suplemento “El Heraldo infantil.”, refiriéndose, obviamente, al desaparecido Heraldo de México, de los denominados diarios de circulación nacional, de Javier Alarcón.
…Esta revista pretende servir conscientemente a una causa concreta determinada, proporcionando elementos y materiales de juicio a sus lectores que les permitan explicarse y participar de los medios de comunicación en las transformaciones y cambios. (sic)
Mc Luhan: el mono desnudo de la sociedad de consumo, firmado por Leobardo Cornejo, es le tercer artículo de ese número de Comunicación e Ideología (pp. 35-40), seguido por Lo gratuito de los libros de texto, de Sylvia Baca Lobera, Guadalupe Flores Chapa, Romeo Rojas Rojas y Rogelio Vargas Espitia (pp.43-59). El último artículo, antes de las reseñas, es La publicidad: de preferencia rubia y con clase, firmado por Rogelio Pérez Eguiarte, Sylvia Baca Lobera, Florence Toussaint A. y Rodrigo Núñez de León. Se trata de un análisis sobre la publicidad en televisión, en el que se plantea desde consideraciones teóricas y metodológicas y una hipótesis de trabajo, hasta claras categorías de análisis que permitan escudriñar la estrategia mercadotécnica de la publicidad. Esta investigación, que va de la página 63 a la 77, remite a conclusiones derivadas del análisis puntual sobre la forma y el contenido de la publicidad en TV.
…En nuestra publicación se abarca un área concreta del conocimiento: la comunicación humana con todas sus manifestaciones y variantes. Pretendemos su estudio científico, sin olvidar que ciencia no es neutralidad, sino compromiso, y tal compromiso conduce al reconocimiento de que la comunicación responde a intereses económicos, políticos y culturales de una clase poseedora de los medios de producción y que debe estudiarse como parte de la realidad social y no como un proceso aislado, como una relación mecánica entre emisor y receptor, sino como una relación dialéctica que haga posible explicar y desenmascarar los intereses y propósitos a que obedecen.
Al final, de las páginas 81 a 90, se publican tres reseñas bibliográficas: del libro Comunicación y sociedad, de Hund D. Wolf, realizada por Rogelio Vargas Espitia; Los tres astronautas, texto de Umberto Eco y Juan Marchesi, lo reseña Leobardo Cornejo, y al final aparece una nota de José Luís Marín titulada Violencia enlatada.
…En un panorama desolado y vacío no pretendemos pontificar. Buscamos allegar al lector investigaciones de jóvenes profesionales de la comunicación, ensayos y reseñas bibliográficas sobre temas y libros relacionados con nuestros objetivos. Esperamos también ser vehículo de ideas y puntos de vista que coincidan o disientan con nuestros propósitos...anota el penúltimo párrafo del editorial del 11 de noviembre 1974.
COMUNICACIÓN E IDELOGÍA. Dependencia y liberación de lo medios no duró mucho. Quien esto suscribe sólo participó el la edición de los dos primeros números, cuyas portada alcanzamos a ver aquí. Hasta donde recuerdo aparecieron dos números más que no tengo a mi alcance, y hubiera sido importante presentar, al menos, todas las portadas. Ya para el segundo número, como podrá observarse, el directoria aparece mucho más definido. No recuerdo como se decidió ampliarlo, ni por qué el Consejo Editorial aparece sin nombres. En el No 1. sólo aparece un Consejo Editorial con los nombres ya mencionados, y en el No. 2 ya aparece un Consejo de Redacción (Leonel Mejía Borja, Rubén Esaúd Ocampo, Romeo Rojas Rojas y Rogelio Vargas Espitia), otro de Administración (José Luís Marín y Rafael C. Reséndiz Rodríguez) y hasta uno más de Relaciones Públicas (Leobardo Cornejo, Rodrigio Núñez de León y Florence Toussaint). Cabe destacar que la portada del No. 2 es de Rafael López Castro quien, en aquéllas de sus mocedades, decidió compartir este proyecto. De ahí la diferencia entre la portada del No. 1 y la del No. 2.
De hecho, estos nombres son de todos aquéllos que iniciamos esa aventura editorial y comunicológica, con todos los imponderables económicos imaginados, lo que se puede percibir en nuestras propias portadas y materiales de la revista, pero que dejó sentado un precedente que, en el marco de una arqueología de la comunicación en México y América Latina, sería importante revalorar, sobre todo considerando que este proyecto quizá fue el último trabajo escolar y el primero profesional de ese grupo de egresados de la carrera de Periodismo y Comunicación Colectiva, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, de la UNAM.
…La modestia de recursos y la irrupción en un campo casi desconocido (el editorial) no nos asustan: nos estimulan. Con la colaboración, comprensión y crítica permanente del lector, esperamos mantener y continuar los propósitos que señalamos en este primer número de COMUNICACIÓN E IDEOLOGÍA.

11 de noviembre de 1974